Categories

Categorías

Distribuidor Oficial

Distribuidor oficial Kaeser compresores

Ventajas de los controles de velocidad variable en compresores

Ventajas de los controles de velocidad variable en compresores

Una estación de generación de aire comprimido y su correcta instalación son fundamentales en el ámbito industrial. De esta manera, muchos de los procesos llevados a cabo dentro de una planta de producción dependen directamente del suministro del aire comprimido. Por esta razón, es importante hacer una correcta instalación del aire comprimido, sabiendo cuál deberá ser su correcto funcionamiento y realizando una correcta gestión del mismo.

En este sentido, en el campo de la industria de generación de aire comprimido nos encontramos con diferentes métodos de compresión de aire, pero en particular destacan por su eficiencia aquellos que utilizan unidades de compresión de tornillo rotativo, ya que cuentan con transmisión de frecuencia variable. Este tipo de sistemas, también conocidos como inversores, permite variar la frecuencia de trabajo del motor y por consecuencia la velocidad del mismo. Este método consiste en rectificar una señal eléctrica de corriente alterna con una frecuencia fija, después se filtra y se convierte a una señal de corriente directa.

Además del ahorro energético que supone, en Todoindustria, gracias a nuestra amplia experiencia en el mantenimiento de compresores, hemos observado que los compresores con variador de frecuencia sufren muchas menos averías. Esto se debe principalmente a que el arranque progresivo de los mismos reduce notablemente el estrés mecánico de los componentes, reduce vibraciones…Alargando así la vida útil de este tipo de mecanismos.

Este tipo de sistemas de controles de velocidad variable en el aire comprimido son llamados por Kaeser en sus modelos SFC, ya que arrancan a una velocidad progresiva, lo que supone numerosas ventajas.

Ventajas de la transmisión de frecuencia variable en compresores

En los compresores de velocidad variable, la velocidad del motor se ajusta automáticamente según la demanda de aire comprimido, lo que permite adaptar la velocidad del compresor sobre la marcha, ahorrando así una cantidad de energía considerable. Además, una de las ventajas más relevantes de estos equipos, es el control de la corriente al arranque de los motores que afecta a la mayoría de los sistemas eléctricos que puede elevarse hasta 8 veces la capacidad nominal. Estos arranques controlados aumentan la vida útil del motor, ya que se reduce considerablemente el calentamiento en los embobinados y da la posibilidad de hacer un número indefinido de arranques en menor tiempo.

Veamos cuáles son las principales ventajas de este tipo de sistemas:

  •  Tienen la capacidad de adaptarse a las cargas variables. La mayoría de los sistemas de aire comprimido cuentan con cargas variables y, a menudo, se recomienda usar los compresores con transmisión de frecuencia variable. Al variar la frecuencia de la electricidad de entrada al motor, estos compresores aumentan y reducen la velocidad, con el propósito de ajustar su producción a la demanda variable de la planta.
     
  • Cuentan con el control de la presión de precisión. El diseño de los SFC de Kaeser cuenta con sensores de alta precisión para mantener la presión estable, sin desperdiciar aire por sobre presurización del sistema. Esto aumenta la confiabilidad y calidad del producto en su estación.

  • Cuentan con un arranque suave. El arranque del motor tiene un ascenso suave de la corriente, evitando picos de intensidad durante el arranque. La transmisión de frecuencia tiene muy pocos arranques y paros, lo que se traduce en menos cargas y descargas, reduciendo enormemente el desgaste y la tensión de los componentes.
  • Gran ventaja ante averías. Al contar con un sistema de velocidad variable, se traduce en una menor inversión en averías en estos equipos, puesto que cuentan con una mayor eficiencia.
  • Mejor eficiencia en carga parcial. Esto se traduce en una fácil integración a un sistema de compresores múltiples para brindar una respuesta rápida a las fluctuaciones en el consumo de aire. Al mismo tiempo, se pueden reducir los costos energéticos, ya que el consumo eléctrico varía de acuerdo a la producción de aire.

Definitivamente, un compresor con sistema de velocidad variable permite alcanzar un ahorro energético mayor, así como una reducción considerable del gasto en averías.

Dejar un comentario